Editorial

19.06.2017

Carlos Visca

El ágora era la plaza pública donde se realizaban los intercambios sociales en la antigua Grecia, donde se debatía la vida política, se realizaban las discusiones dialécticas en busca de la verdad, y donde también se hacía silencio para pensar. Cualquiera de estas acepciones puede ayudarnos a comprender el objetivo, y fundamentalmente, el sentido de este espacio de trabajo intelectual y académico. Abrirse al debate en un espacio público, es aceptar el desafío de ser claros, en las propias ideas y en la aceptación del pensamiento de los otros, en el debate sobre "lo público", y en un momento en que parece difícil "pensar reflexivamente".

Les proponemos este encuentro capaz de pensar sobre la educación, nuestros niños y jóvenes, y aquello que les preocupa, que desean y esperan de nosotros; sobre la educación de nuestros docentes, y ese esfuerzo cotidiano que significa abrir la puerta de cada escuela, de cada aula hacia horizontes de esperanza.

Hoy abrimos las puertas de nuestra casa, el Instituto Superior San José de Calasanz, que junto a la reflexión, también se encuentra voluntad del compromiso solidario, para trabajar por todos y cada uno de aquellos que golpeen sus puertas.

El objetivo principal es mantenernos informados respecto a todos los proyectos académicos y solidarios que se desarrollan en nuestra comunidad, y de los que nuestra casa se convierte en animadora. Forman parte de ella el Instituto Superior San José de Calasanz, el Centro de Estudios Iberoamericano para la Educación y la Cultura (CEIEC), la Cátedra de Cultura de Paz y la Comprensión Internacional (UNESCO), la Cátedra de Cultura Solidaria, y el equipo técnico de la CasaCeiec (centro de atención psicoeducativa para la comunidad escolar) y el Observatorio de los Derechos Humanos de la Infancia y Adolescencia. Entre todos construiremos este espacio, por eso extendemos el objetivo de "mantenernos informados" a estar también "convocados" a sus proyectos, de la misma manera en que día a día desarrollamos actividades comprometidas con la tarea social y cultural de educar y formar una comunidad más comprometida con las necesidades y los valores que todos queremos vivir.