Trauma y Discapacidad

Patricia Ploder

Acerca de la capacidad de reponerse ante la adversidad

            El impacto que sobre las personas tiene la discapacidad es siempre traumático, pues existe un antes y un después, en el cual un equilibrio pre existente es roto disruptivamente por el ingreso de la discapacidad en una persona y en una familia.

Existen ideales omnipotentes negadores que implican el conocimiento de que cualquier cosa puede pasar, pero que casi nunca está en el horizonte de las posibilidades de la propia vida. La negación nos permite saberlo, pero que no haga impacto en nosotros, gracias a la acción defensiva que nos permite no vivir "en carne viva" todo el tiempo. Salvo en personas con temores hipocondríacos, o en contacto con situaciones de discapacidad, en general vivimos sin suponer que podemos quedar hemipléjicos o que podemos tener un hijito con síndrome de Ushher o Down. Cuando esta situación ocurre realmente, nos sorprendemos, nos enojamos, nos ponemos tristes, y en el mejor de los casos -finalmente- lo elaboramos.

La discapacidad es efecto de un impacto que ha tenido origen en un accidente exterior al psiquismo (cerebrovascular, automovilístico o genético, por ejemplo), pero con permanentes repercusiones en el propio cuerpo, en el propio psiquismo y en la trama intersubjetiva en la cual el discapacitado vive.

Continuar leyendo...